Ataque armado dejó siete muertos en una parada de autobús de San Félix

San Félix.- Al menos siete muertos y un número no definido de heridos fue el resultado de una balacera registrada en la parada de autobuses de El Mirador del sector El Gallo de San Félix, municipio Caroní del estado Bolívar.

La masacre ocurrió este domingo 21 de julio y, según relataron testigos, varios hombres se bajaron de una camioneta y dispararon contra todos los que se encontraban en el lugar.

La policía regional confirmó que cuatro personas murieron en el sitio por disparos de armamento de diferentes calibres. Hasta la Clínica Humana de San Félix, al sur de Ciudad Guayana, fueron trasladados al menos tres heridos luego de la balacera.

El Pitazo conversó con familiares de uno de ellos, quienes confirmaron que su pariente (uno de los heridos) murió en la emergencia a los pocos minutos de su ingreso. Lo identificaron como Francis Rivas, de 52 años. Era comerciante en el mercado de San Félix.

Su esposa dijo que este domingo 21 de julio él salió a trabajar y aproximadamente a las 10:00 am estaba en la parada donde se registró el tiroteo, porque justo ahí esperaba el transporte público que lo llevaría a su casa, ubicada en el sector El Triunfo. Tenía ocho hijos.

“Mi papá llegó casi muerto aquí”, dijo una hija de Rivas, quien aseguró que otros dos cadáveres fueron llevados de ese centro de salud privado hasta la morgue del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

La esposa de Rivas, visiblemente afectada, abrazaba a uno de sus nietos, mientras se quejaba de la inseguridad. “Él solamente estaba en el lugar y momento equivocados, yo lo estaba esperando en la casa”, reclamó llorando.

Una madre que protegió a su hijo

Los otros dos cadáveres que fueron trasladados a la morgue desde la Clínica Humana fueron identificados como Santa Pumiaca, de 45 años, y Lismar Díaz, de 27, confirmó la policía local. El Pitazo habló con familiares de Díaz, quienes dijeron que ella estaba en esa parada de autobús junto a su hijo de un año en brazos, cuando comenzó lo que llamaron “una lluvia de balas”.

La ama de casa de 26 años, esposa de un funcionario activo de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), se disponía a ir a casa de su suegro en El Triunfo a pasar el domingo.

“Nosotros nos enteramos de lo que pasó porque un señor, que no conocemos, llegó a la iglesia donde yo estaba y él tenía al bebé en brazos. Era un señor alto, moreno”, comentó Olismar Díaz, hermana de Lismar, mientras aseguró que en algún momento su hermana le pidió que si algo le pasaba le cuidara a sus hijos.

Ataque armado dejó siete.jpg

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s